lunes, 21 de enero de 2013

Tres a las cuatro...


... cabello ondulando en el movimiento, ritmo , sonrisas, destellos..
comunicación imbuida sólo a través del gesto.
risas recién paridas,
guiños, muecas, tropezones alzados del suelo..
compañía, comida... baile... respeto...
sin palabras,
perdiendo y ganando el tiempo,
fluyendo valor,
asesinando cobardía
importante lo incompleto..
oasis, solos.... pero repletos...
islas en el mismo mar...
haciendo posible el encuentro...
pensamiento de mujer,
anagrama sin explicación al resto,
contacto sin piel...
energía del encuentro

... allí estábamos las tres... a las cuatro... sin precisar entendimiento...



....   y esos tacones, impertinentes , casi ofensivos.. en el silencio de la noche...







Nota: Imagen recogida de Internet.