sábado, 19 de marzo de 2011

los adiós...

Según envejezco, más duelen las despedidas... cambia la percepción del tiempo, se presiente como ilusiones en estampida..

Según avanzan los años, también la vista determina, que las etapas señalan, marcan, ...y  finalizan...
Según se desgranan días, horas, el corazón atestigua, que cada uno que llegó, sabía de la entrada y de la salida, que ...quién quiso se quedó... quién deseo marchar... mi palpitar no lo olvida... pero reconoce que almacena esperanza por si la vida de nuevo lo deriva..

Según más entiende mi alma, menos conocimiento respira... posicionándose el corazón "circunflejo" desatando melancolía.. quieren los recuerdos protagonismo, zafiando (cambiando) realidad, por vida ya vivida... precisando equiparar , sin saturar la medida, (ese equilibrio extraño que nos muestra alegrías).., que nos permite seguir creyendo y crecer cada día...

Según tiendo mis manos, recuerdo todas las heridas, pero se extienden sin miedo ya... desertando de medidas...esperando los abrazos, recolectando las sonrisas... enfrentando abandonos, pérdidas, despedidas...agradeciendo - reciente - lo que disfrute cada día, recibiendo apoyo, calor, siempre a mi medida..

Según digo adiós.. llegan holas...
según oí adioses... nunca me sentí más querida....
ojalá tuviera una fórmula,
para medir el adiós... la bienvenida.. los hola y hasta pronto... mezclando ... esta amalgama de llegadas y partidas... 




que tras el adiós...  sólo esté la seguridad de un voy a volver a verte...