lunes, 29 de octubre de 2012

Inaudibles




Inaudibles los latidos de la emoción,
soledades caducadas que alimentan esta inapetente vida,
blanco y negro en los ojos
que vuelven al pasado.

Tranquilidad acunada a son de mar...
oleaje que transmite - transporta - brisa de alivio a esta temperatura
que fluctúa entre el calor y la humedad,
acabando luego en temblar...


... me cuidé por ti... y ahora, me abandono para mí...


Nota: Imagen recogida de Internet