lunes, 24 de enero de 2011

tu adios..


Que te hayas muerto
que no te hayas  despedido..
me luce como un terrible castigo,
atenta contra la muestra
... del deber consumido..
recoge de mi entereza
todos los rastros cobardes...
enternecidos (¿endurecidos?)
.. (y)ahora uso el humor como muleta
dando estoques al destino..

  TIEMPO y AMOR... CONSUMIDOS...