sábado, 12 de junio de 2010

.. Cuando pasa el tiempo ...





Aquel hombre ya no joven..

Despertar en un cuarto oscuro de ventanas sin luz, caminar sobre la humedad de la madera mojada, respirar aire mezclado en penumbra, que así, sabe a soledad..
Dormir con la luz sobre la cara, viendo vivir el día y no dormir.
Y al despertar, este cansancio interno, como telarañas que se enmarañan en mi cerebro, y mis reacciones se vuelven lentas, se resquebraja mi entendimiento, poco a poco no distingo el día de la noche, el tiempo ya no tiene significado.
No se cuando sale el sol y cuando se pone la luna, no tengo fuerzas para abrir los ojos. Mis oídos se vuelven vagos y no presto atención, no escucho a nadie y  me oigo a mi mismo, murmurando por lo bajo… y no me entiendo…
Mis manos, torpes, no cogen las cosas y se divierten olvidándolas en el espacio, dejándolas caer.
Mis piernas se han enfadado y se pelean entre sí, engarzándose… zancadilleándome y haciéndome caer.
En mi boca yace enterrada entre unos barrotes amarillentos, la lengua , insensible, ya muerta, que a veces consigue escaparse de esa barrera de mi dentadura postiza y se desliza salivosa por las comisuras de mis labios, quedándose colgado en gesto de burla, (que no lo es) … .y a veces me muerdo y parece que me despierto, pero no.. me río un poco .. y me duermo.
En mi cabeza casi no hay cabello, sólo a los lados, unos mechones tercos caen lacios tapando parte de mis orejas y … recuerdo mi melena de joven, encaracolada… cayendo por los hombros... mis hombros de músculos fuertes, ahora débiles … esmirriados… como un niño …
Todo mi cuerpo y mi ser de hombre , desaparecen así … ahora.
.. Y esta mañana cuando no he sentido que era día y no he abierto los ojos y no he oído nada y no me he movido, he tenido un segundo de lucidez para comprender que estaba muerto y… entonces sentir que era de día… que había sonido a mi alrededor y que mi cuerpo estaba conmigo por última vez…
( me siento tranquilo ahora…)