viernes, 27 de agosto de 2010

Un hombre...

Innegable tozudez,
derroche de energía
y con tu indecorosa sinceridad,
te acercas y permutas
tu alegría por mi apatía (confundida tranquilidad).


Esa energía sin control
amor de avalancha que avasalla,
que me trae y me lleva siempre en volandas...


Tormento en la inactividad
y de esa desmedida vitalidad que propagas,
me empapas de locura,
doblegando mi débil cordura
alimentando mi realidad
.. aliento,
ánimo,
huracán..desarmado
desmontas mi puzzle
prometiendo absoluta lealtad
entrega total de tiempo,
promesas.. que sé ... cumplirás..


Sinceridad exagerada
simetría a tu bondad,
torbellino,
caudal sin presa,
me arrastras,
me llevas...
para mecerme en tu mar..


Presencia firme,
fortaleza,
juventud inagotable,
te debo..
que pusieras mi vida...
otra vez en su cauce.


(gracias mi amor ... Felicidades!!)