sábado, 21 de agosto de 2010

Un mal regalo...

Me miras como se mira un regalo que no gusta.
Está en tus manos y quisieras despreciarlo.
... ¿Quién me ha regalado?
¿O es que me he vendido?
No te gustan las veletas, lo sé,
(nunca marcan un único sentido).
Y tal como me miras me siento,
entonces me juzgo,
porque te miro y te juzgas,
... te entiendo..


Este regalo voluntario que soy,
llenará a penas,
una estantería de indiferencia en ti,
ocupará el tiempo de un silencio obligado,
el cansancio de un mal sueño,
el aburrimiento de una monotonía antipática
ó el pequeño desconsuelo de algo incierto.


Y este juguete que no habla,
no expresa,
no siente,
no se mueve, no respira... no entiende.
...simplemente , no quiere hacerte daño
¿Qué puedes esperar de un juguete?
Únicamente que se le pase el tiempo...

(me sentía tan pequeña....)