sábado, 17 de julio de 2010

Correr...



Mi corazón ya no quiere hablar,
está enojado conmigo
y me niega la palabra..
ni tan siquiera un saludo..

Y me encuentro ahora
como un sediento en el desierto,
buscando agua
con que refrescar mi voz.
No alcanzo a llegar al pozo de mi verdad,
la sinceridad se introduce por sus paredes,
huyendo de la luz,
buscando oscuridad,
amparándose en historias ajenas,
en vidas de los demás
en sueños,
en ilusiones …
olvidando mi realidad
faltándole al respeto a mi importancia,
a mi historia,
justificando con miedo mi falsedad,
mi cobardía…
gruesa …. infame… desleal..
No acierto la fórmula a recuperarme
encontrarme y hacerme entender
y como avergonzada agacho la cabeza
murmuro un lo siento
que sé “no aceptaré”..

Algo desde adentro me grita – Merezco –
y un … ¡¡ Sé ... quién quieres ser!!
y yo me obceco en recuerdos,
copias,
dobleces que me hacen una vez más.. perder pie.

Y como si de vista cansada se tratase
me desdibujo… me cuesta ver…

El vacío de mi vida lo lleno
con lo que otros fueron,
con lo que quisiera y nunca me arriesgué a ser…
VACIO con VACIO .. LLENA
y este eco … respondiéndome…

Querría diseccionar mi alma, arrancarme de esta piel (de corrección… educada) que no se valora, no se respeta, no se acepta…. que ya… no recuerda cómo es…
pero sigo y sólo pongo palabras…
tapo la herida (que sangra…)
…y de nuevo echo a correr…