lunes, 12 de julio de 2010

Hueles a soledad...


Hueles a soledad como un perro abandonado
que aúlla de dolor al tiempo de mover la cola…
quizá … disimulando?

Y engañarte te hace fuerte…
¡poderoso derrumbado¡..
que se precia de poseer su paz
… aunque la siga buscando..

Estoy tan confundida de acuerdo a tus palabras,
que te sé vivo y roto..
aunque feliz y entero actuando,
inconformista de ideología
de miedo desamparado
sal de nuevo a morir..
como tu sabes…
con crueldad…
abandonando…