domingo, 8 de mayo de 2011

otro tiempo

A veces lo material me sobrepasa y sin querer se me detienen los latidos decisorios, esos que me animan a cumplir lo que sueño, los que me empujan (avergonzada y acalorada) a decir, sin conocerte... que te quiero.


Pero una vez desprendida de tanto peso (agradezco liberarme del exceso), dejando de estar y dejando de ser por momentos, con el cuerpo ya... no siendo...

allí emprendo veloz descenso, buceando en los mares del silencio y la espera... y si, si... allí te encuentro..

Sé, mientras te siento, que ya no quiero volver, que se me antoja cárcel mi cuerpo, ... y de nuevo te siento, aliviando todos los pesares imbuyendo amor y deseo a este corazón viejo, gastado... lento..que se disuelve como polvo, al susurro de  : - "no temas... te espero..".
Y enciendes en mi alma la luz del futuro encuentro, la semilla de memoria que nos reunirá en otro tiempo..
..
Vuelvo,... si... vuelvo a mi cuerpo, con el sabor de esa vida en mi recuerdo.
 (que amargura este desencuentro)