domingo, 17 de octubre de 2010

desde mi faro...(en una isla)

Quizá sí!!, quizá me esconda tras esta pantalla, protegida de ataques de sinceridad en las miradas, de gestos, de actitudes de personas que destierran mi confianza y me invitan al silencio, a no comunicar nada.
Sí, huyo de la "realidad real", del día a día social, me atrinchero en mi casa, os leo, como un vigía desde mi faro observo "el mar de la vida".. su movimiento, su color, su sonido, nana de cuna a veces... otras ... como grito atronador... su olor a sal de lucha diaria,  su espuma ... como  ejemplo de superación... y con sentir de marinero retirado, latente su necesidad de barco, de timón, os huelo , os añoro, os deseo....acorazada en mi refugio donde no siento miedo..
Reconozco mi cobardía... (es histórico mi extenso temor).. pero mi día a día, desde aquí.. lo gobierno yo..si llegaís hasta esta isla, sin demarcar el entrar y salir, pura, libre,- porque yo la encontré así -... esta isla perdida...  me aceptó...y aunque descansé pensando seguir viaje, encontré el alivio de no llevar equipaje, de no precisar pintura ni adorno para "vivir"...descubrí la grata felicidad de las horas que nadan en las olas de los que vuelven aquí...sus palabras.. sus historias... que se anclan a la orilla...y no desean seguir...
Siento... calor, ternura, la imaginación me lo brinda así... no exijo, descanso, espero, sueño y me nace un compartir... me emociono (como los abuelos en el pueblo... a la hora de despedir..) me seco dos lágrimas tercas que se empeñan en salir... que despiden unos últimos textos recogidos en mi playa... comentarios de sentir... 
A pesar de mi insignificancia, me empeño en decidir que cualquier barca que llegue, tenga donde dormir... quién sabe si algún día pueda bajar de mi faro a saludar, ... a recibir...otros marineros, cansados, buscadores de isla, de faro,  ... un lugar desde donde seguir mirando el mar... viéndolo vivir..