domingo, 24 de octubre de 2010

Pili... olas y sirenas por un año más..

Pili..
Creo que nadie sabe como tú,
de mis saldos actuales,
del resultado de mis cuentas… las de vivir..
de esos números rojos en mis ideales
de los excesos del sufrir..
Te miro a los ojos,  a pesar de los años
sigo viendo aquella niña , alta,
- tan grande me parecías .. sí..
(¿Te acuerdas cuando inventaba sueños para tí  ?)
.. la mujer que tú eres ahora , la que tengo junto a mí,
ha aumentado de peso escénico,
y sigue pura.. de raíz..

Cuento contigo para todo lo que cuenta,
en tus esquinas descanso cuando desisto en mis rectas..
y reposo en los apoyos romos (cómodos) de asir
cuando pierdo la entereza…

Son diversas las rutas, (sumamos experiencia)
salvando mareas,
presencia cierta ..
que me acompaña, que me aconseja,
porque conmigo practicas la receta…
“dar más que recibir” (como el borracho a la botella)
sé que ésto no será de tu gusto..
pero casi resulta un placer  la parte que a veces molesta…
…………
Pili..
Es altiva
vibra en otra frecuencia
mira y acaricia..
mira y resulta demoledora
engañosa fragilidad
…fortaleza sosegadora…
esa que alimenta con “relatividad” mi debilidad confesa
la que enterneció a tu dureza (maquillaje engañoso de tu inocencia)
no sé porqué aceptas ésta mi realidad,
la consideras igual, gemela, compañera..

De mi respeto por la exiliada vulnerabilidad
la que vivía  en tus fronteras..
donde co-habita la consideración con que valoras mi diferencia.
y me enorgullezco de contar con tu sinceridad
que tranquiliza mi desconfianza dispersa.

Amiga..
Que le pregunten si hay olas al mar..
Al marino viejo si existen sirenas…
Hay amigos que acompañan,... diferentes,
(incluso a veces.. como cumpliendo condena..)
complementados.. el azúcar.. la sal..
la ternura, la dureza , (la entereza)
..
Pido otro año más que se prorrogue “la pena”
Que no me cambie la vida, a... esta ola… esta sirena....
.. que te quiero mi Piluchi...