jueves, 24 de mayo de 2012

cuerpo a cuerpo



Me muerdes con rabia, con la urgencia que impone el deseo contenido y ahí ,.. en mi cuello.. se queda el tatuaje de saliva impreso en un beso..
No preciso soñar más.. ni imaginar.. a penas me permites mirarte - se te antoja mucha distancia - y me dejo estrechar nuevamente, en esta mezcla de placer exquisito y la frontera  con el inicio  al doler.

Vibramos a la par, el temblor como ritmo acompasado, la piel habla de debilidad bajo tu tacto, sumisa, se pliega al calor y se retrae con escalofrío en tu humedad..

Me meces .. con el canto del silencio.. me acunas con necesidad...vivir como soñar...libre, liviano..no queriendo despertar...mi cuerpo en contacto permanente con tu cuerpo... se hablan en voz baja.. con roces, calores ..    sin pronunciar... dibujando,  despacito, con meticulosidad,  principios... y finales de palabra... que sólo el cuerpo puede pronunciar..